LA MONTAÑA COMO PASIÓN, COMO ESCENARIO INFINITO SOBRE EL QUE DISFRUTAR INTENSAMENTE DE LA VIDA,
DONDE ESCALAR, ESQUIAR, PEDALEAR, CORRER, CAMINAR...
DONDE LOS AMIGOS, EL ESTILO Y LAS FORMAS CUENTAN, Y MUCHO

martes, 13 de junio de 2017

Tarde de BTT Cantábrica

21 Abril 2017
Nando y Noelia
Ruta por las faldas del Brañacaballo, León (aprox. 24 km, +800 m)

Viernes tarde, buena previsión de meteo, hoy toca bicicleta.
Salimos de Gijón hacia las dos y media de la tarde. El trayecto lleva una hora escasa. De camino observamos la poca nieve que nos queda en la cordillera esta triste temporada: se vaticinan para el verano sequías en montaña nunca vistas.


Poco después de las tres y media ya estamos listos para arrancar. Hace una muy buena temperatura para rodar. Salimos desde el pequeño pueblo de Camplongo de Arbás (1.200 m). Los primeros kilómetros son de asfalto: primero de regreso hacia la general, y desde esta,  al poco rato, coger una ya empinada carretera hacia Millaró de la Tercia. La carretera pica bastante y el plato pequeño hace acto de presencia.


El paisaje es muy guapo, cumbres rocosas aún adornadas por neveros, y laderas cubiertas de brezo colorido. Saliendo de Millaró (1.300 m) el asfalto da paso a la pista de tierra, de pendiente muy pronunciada al principio. Vamos remontando por zetas sobre tierra hasta el collado Farramedal (1.700 m). Desde este la cosa suaviza, y aunque sigue para arriba, es más llevadero.
Nando y Noelia se turnan a tirar delante. Yo bastante hago con no descolgar.



Vamos faldeando el Brañacaballo, una cumbre típica de esquí de montaña, a la que este invierno la escasa nieve seguramente no haya dejado disfrutar de sus laderas salvo a los más fanáticos.
Paramos a reparar un pinchazo de Nando, parada que también sirve para comer y beber un poco, y para admirar el paisaje. Tratamos de identificar las muchas cumbres que se ven alrededor.


Seguimos girando dirección Oeste en un subir suave pero constante hasta que pasamos por una cabaña, poco después de la llamada Fuente la Pinga. Estamos a unos 1.900 metros y este es el punto más alto por el que vamos a pasar. Es decir, de aquí en adelante básicamente nos toca bajar.


La pista es realmente fantástica para la bicicleta de montaña: nos dejamos lanzar por la pendiente, tocando frenos de vez en cuando para que la cosa no se desmadre. Vamos perdiendo altura poco a poco, cambiando de orientación hacia el  Oeste, luego hacia el Norte, vuelta al Este y al Sur, girando las redondeadas laderas. Ahora estamos en las faldas del Pico la Carba. Debajo, muchos metros más abajo, vemos las casas de Tonín de Arbás, hacia donde vamos a ir, pero aún nos queda trayecto.


Pasamos por unas cabañas con bastantes caballos, el Chozo de la Carba, más adelante, los Chozos de los Prados Viejos. Aquí, ya casi en el Valle de Cuadro, paramos a observar la propuesta de extensión de la ruta que tiene Nando en la cabeza: en la ladera de enfrente se levanta una estrecha y muy empinada pista que sube hasta el llamado Collado Sierra Bermejo. En este collado, de camperas, confiamos exista nueva pista para bajar por la siguiente vertiente y terminar dando a Pendilla. Pero la extensión va a quedar para otro día. Hoy seguimos para abajo.


Breves minutos después alcanzamos los embarrados caminos que dan entrada a Tonín, con sus múltiples perros. Y desde aquí, poco más de carretera y llegamos a Camplongo, donde tenemos el coche.
Gran ruta. Y gran potencial para extenderla con las muchas opciones de pistas de la zona.

Una tarde de viernes bien aprovechada.

(varias de las fotos son de Noe)

2 comentarios:

  1. Cuando quieras la acabamos con la subida a Pendilla...

    Nando

    ResponderEliminar