LA MONTAÑA COMO PASIÓN, COMO ESCENARIO INFINITO SOBRE EL QUE DISFRUTAR INTENSAMENTE DE LA VIDA,
DONDE ESCALAR, ESQUIAR, PEDALEAR, CORRER, CAMINAR...
DONDE LOS AMIGOS, EL ESTILO Y LAS FORMAS CUENTAN, Y MUCHO

lunes, 11 de septiembre de 2017

Irati, Ziordia, Eguino

Domingo 6 Agosto 2017
Nando del Pozo,
Vía Irati (220 m, V), Ziordia

Salimos de Huesca envueltos en nubes gris marengo, que a ratos descargaban abundantemente, como venían haciendo desde media tarde del sábado. No había motivo para quedarse allí, y si apurábamos el viaje aún podíamos intentar escalar algo en Eguino.


El caso es que son kilómetros, y que para cuando llegamos a Ziordia y entramos a buscar el camino que nos lleve a la cantera de referencia, y por fin nos bajamos del coche, son casi la una de la tarde.
Aquí hace buen día, se ve el cielo azul, pero algunas nubes circulan a gran velocidad. La temperatura es agradable para estar aquí en agosto. No hace calor.



Salimos caminando hacia arriba y en poco más de diez minutos estamos en el pie de vía. A nuestra izquierda se levanta estético el Espolón de Ciordia. Este quedará para otro día, el croquis que traemos es de la vía Irati, menos evidente y clásica, pero muy adecuada para nosotros hoy, que venimos muy justos de tiempo. Nos preparamos y empezamos a trepar a la una y veinte.

Arranca la escalada Nando, por una zona muy tumbada y con bastante vegetación. Estira unos cuarenta metros para llegar a una reunión cómoda.
El segundo largo sigue la tónica, algo más vertical pero fácil, con seguros fijos de cuando en cuando, ya sean parabolts o puentes de roca equipados.


Salgo yo después a por el tercero, que deriva hacia la derecha. Misma tónica, más vertical pero con mucho canto. Algún tramo que la roca suena a hueca y que conviene que se vaya saneando algún bloque.




El cuarto largo es de transición, caminando hacia la izquierda por una zona de terrazas hasta alcanzar la base de las placas llamativas que se ven desde abajo. Aquí se ve más estético: roca compacta, de calidad, y que se eleva por bastantes metros. Sale Nando a por ello y resuelve rápidamente, quinto largo.


Por encima de nosotros los buitres planean gráciles. A la izquierda una cordada va saliendo del espolón clásico.
Cuando llego, Nando me pasa los trastos, hay unos metros a autoasegurar ahora. Después se ven unos cuantos metros por un muro con una chorrera que nos recuerda a Fresnidiello en Picos. Eso sí, con chapas. Efectivamente, después de remontar unos diez metros de fisuras fáciles, me levanto por un muro con una canalizo poroso enel que hay que escoger la mejor presa, roma y caída, de entre las muchas que ofrece. Los pies en apoyos cómodos. Después de unos cinco o seis metros se hace más fácil. Los parabolts a distancia cómoda. Se termina y sigo navegando por un tramo fácil que me lleva al último relevo.


Nando viene disfrutando, al llegar sale a por lo que parecen los últimos metros.
En cinco minutos estamos arriba.

Vía rápida, fácil y disfrutona. Pena el exceso de vegetación. Son las tres y cuarto. Algo menos de dos horas para estos siete largos fáciles.
Bajada algo tétrica por la intimidante cantera.

A las cuatro en el coche para continuar viaje a casa. Buen punto este  para cortar el viaje y trepar algo. Para repetir.

2 comentarios:

  1. La verdad que Eguino pilla genial de vuelta de Piris hacia Asturias...y hay mucho para hacer ahi. La via que elegiste fue un acierto, bonita, larga y rápida
    Habrá que seguir explorando.

    Nando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor. La próxima el espolón clásico!
      Saludos

      Eliminar