LA MONTAÑA COMO PASIÓN, COMO ESCENARIO INFINITO SOBRE EL QUE DISFRUTAR INTENSAMENTE DE LA VIDA,
DONDE ESCALAR, ESQUIAR, PEDALEAR, CORRER, CAMINAR...
DONDE LOS AMIGOS, EL ESTILO Y LAS FORMAS CUENTAN, Y MUCHO

jueves, 4 de mayo de 2017

Roca primaveral; Espolón Angoyu

7 Abril 2017
Espolón Angoyu, Vía “Espíritu perpetuo” 200 m 6a+
Mon Turrado, Raúl


Hacía años que miraba el estético perfil desde la carretera. Cuando Mon me comentó si quería hacerla, no lo dudé.
A las ocho de la mañana nos juntamos en El Remedio Mon y yo; el coche marcaba 3 grados pero era por la niebla. El día lo daban muy bueno y cálido. Recogimos a Raúl en Nava y nos dirigimos hacia Cangas y los Beyos.
Paramos en el puente Angoyu, que separa Asturias de León en una absurda frontera que no cumple el criterio lógico de la línea de cumbres de la cordillera. Ahí aparcamos en una explanada mínima.


Desde el coche se puede ver muy bien la línea. La vía la abrió Fito Santamaría hace bastantes años y en solitario. Un gallo.
La aproximación no es cómoda. De hecho, es justamente lo que hace que sea menos repetida de lo que merece. Los primeros pasos desde la carretera son aéreos, sobre terreno suelto. Gracias a que Mon se conoce muy bien el trayecto, vamos por el mejor recorrido. Colocando algún hito para la bajada y para otras cordadas que puedan venir, vamos remontando poco a poco hacia la gran cueva de la base del espolón. Desde aquí hay que hacer una serie de trepadas por terreno delicado en el que no te puedes caer (esto es lo que echa para atrás a la gente). Con cuidado vamos cruzando en diagonal hacia la derecha hasta alcanzar un árbol del que rapelaremos al regreso, y en el que dejamos las mochilas. Aún caminamos unos metros hasta el arranque de la escalada.
Por fin estamos en el pie de vía. Son aproximadamente las diez y media de la mañana, y mis compañeros me ceden amablemente el liderazgo. La escalada comienza sencilla, sobre buena roca en la que abunda la vegetación. Estiro unos cincuenta metros de IV hasta colocarme justo debajo y a la derecha de un reciente desprendimiento que se ve bien desde la base, y donde hay dos parabolts.


Mon y Raúl vienen hablando sin parar. Cuando llegan, vuelvo a tirar delante empalmando ahora dos largos del croquis y más o menos en la misma tónica: escalada fácil sobre buena roca, con pocos seguros fijos y bastante vegetación. Cuando llego al siguiente relevo, después de unos pasos más verticales y abiertos, ya se intuyen encima los característicos largos afilados que destacan desde la carretera, en el perfil del espolón.



Con unas explicaciones de Mon, me animo a tirar a por el siguiente largo, de 6a+. Sale por terreno sencillo para alcanzar una buena fisura. Al final de esta hay un paso de placa en adherencia que protege un parabolt y que será el más difícil. Después sigue levantando por muritos de autoprotección hasta un clavo casi escondido, y este da paso al muro final para llegar a la reunión. Solo en este tramo final tuve que afinar un poco la concentración, porque el seguro aleja y la escalada va sobre lomitos. Un largo realmente muy guapo y con una roca excelente. Sólo por este largo ya merece la pena la aproximación.


Mon viene de segundo forzando los pasos directos a la R. Raúl disfrutando.
La mirada se va al otro lado el valle, donde hay dos vecinos de renombre: el estético espolón de Apocalipsis ya por debajo de nosotros, y la impresionante pared del Frailón, aún por encima.
La siguiente tirada de V+ la lidera Raúl.


Mon atento, el Frailón de fonfo

Arranca bien tiesa de la reunión para flanquear luego dos espolones que Raúl escoge por la derecha. Resuelve sin problemas. La roca deja algo que desear especialmente en el tramo final.



El último largo lo tira Mon, vuelve a marcar 6a+. Un murito tieso en el que hay que protegerse hasta alcanzar alguna chapa. Antes de darnos cuenta ya ha llegado a la reunión.
Nos reunimos en la última relevo, contentos todos.


Los rápeles fueron fluidos, a pesar del viento que nos dio a ratos en la parte alta, y de las muchas plantas y arbolillos que hay en la parte baja. Muy en parte gracias al curro de Mon, claro.



Desde el árbol donde dejamos las mochilas, un último rápel nos va a evitar los destrepes de las secciones delicadas de la mañana. Recogidos los trastos, en un rato estamos de vuelta en el coche, y desde el coche en un rato tomándonos unas cervezas.
Un buen día, en buena compañía y con una escalada interesante.


Croquis de Chechu, gracias!

Gijón 7:30 h
Puente Angoyu 9:30 h
Inicio escalada 10:30 h
Fin escalada 14:00 h
Fin rápeles 15:30 h
Coche 15:45 h
Cangas 16:30 h






No hay comentarios:

Publicar un comentario